Selección de Uruguay

Ni porque hubo fiesta, los motivos por los que la gente no fue a ver el debut de Bielsa

Por Dante Sosa

Ni porque hubo fiesta, los motivos por los que la gente no fue a ver el debut de Bielsa

A pesar de la fiesta previa, el debut de Marcelo Bielsa dejó varias butacas vacías en el Gran Parque Central y existen varios motivos

Síguenos enSíguenos en Google News

La noche de miércoles fue una jornada histórica para la Selección de Uruguay, debido a que Marcelo Bielsa hizo su estreno como entrenador del primer equipo de la Celeste, con la particularidad de que en la primera convocatoria plasmó una lista repleta de juveniles que habitualmente no forman parte del seleccionado mayor.


El resultado pasó a ser anecdótico, a pesar de terminar con una goleada por 4-1 en favor de los Charrúa, ya que las serias intenciones del entrenador eran poder ver a jóvenes de los cuales no tiene tanto conocimiento y que mejor oportunidad que verlos en cancha por primera vez bajo sus órdenes, para luego poder sacar las necesarias conclusiones.


El partido tenía algunos condimentos para que sea una verdadera fiesta, debido a que no solo era el estreno oficial de Bielsa como DT, sino que en la previa a dicho compromiso iban a ser homenajeados los futbolistas de la Selección de Uruguay Sub 20, recientemente campeones del mundo de la categoría.


A pesar de ello, el Estadio Gran Parque Central estuvo lejos de lucir repleto y se pudieron apreciar muchas butacas vacias. Si bien parece curioso el hecho ocurrido, hay algunos motivos que explican por qué los simpatizantes de la Celeste no acompañaron e gran medida un evento con tantos condimientos atractivos.

¿Por qué motivos la gente no asistió al debut de Bielsa en Uruguay?


Si bien la Selección de Uruguay acostumbra a llevar un gran marco de público en cada una de las presentaciones que hace en el país, en esta ocasión el debut de Marcelo Bielsa no se dio en ese contexto. Cabe destacar que el compromiso fue el miércoles por la noche y al otro día es jornada laborable. A eso hay que agregarle que las entradas tenían un precio demasiado elevado y el especáculo no era tan atractivo para ese valor, ya que no había figuras en cancha y el rival de turno era muy diminuto.


Más noticias