Selección de Uruguay

Al equipo le va mal y la culpa se la trasladan a Luis Suárez

Por Dante Sosa

Al equipo le va mal y la culpa se la trasladan a Luis Suárez

El partido de Gremio fue de poco fútbol y con pocas chances claras de goles para ambos equipos que cayeron en un partido sin emociones

Síguenos enSíguenos en Google News

Gremio no está pasando un buen momento, había arrancado antes del Brasileirao con mucha autoridad ganando partidos importantes, tiene un plantel que pueden dar más de lo que parece, pero no están encontrando un buen manejo de fútbol. El conjunto de Renato Gaúcho no encuentra el rumbo en el torneo que se encuentra en una posición muy baja, de ganar podían trepar varios puestos pero eso se veía muy lejos. 

Ésta vez Luis Suárez era titular ya que el partido pasado no fue parte de los citados debido a que Suárez no disputa partidos en canchas con césped sintético y eso es debido a que no quiere forzar su rodilla que es operada y el pasto de ese estilo de canchas son duras y te ‘jode’ más las rodillas o también lesiones en tobillos.

Fortaleza era un rival que estaba por arriba de Gremio y por la situación que estaba viviendo el equipo local ellos llegaban como candidatos. El conjunto ‘tricolor’ manejo mejor los tiempos del partido, generando peligro en el área rival. Luis Suárez pudo darle una alegría a su equipo ante tantas críticas que venía recibiendo por su sequía de goles, porque el delantero vive de eso, de mandar a guardar el balón al fondo de las redes.

La más clara de que tuvo, el guardameta de la visita Joao Ricardo voló y la sacó al córner, se lamentaba Suárez y toda la hinchada. Gremio siguió buscando pero no encontraba la solución al partido, se venía cayendo y ya se podía presentir el empate porque ninguno de los dos equipos estaban claros a la hora de definir y Joao se estaba convirtiendo en la figura del match, los flashes de las fotos se los llevaba todos el guardameta de Fortaleza.

Luis Suárez y una sequía de goles importante

Gremio caía en el juego que le convenía a Fortaleza, el empate iba a ser un hecho, un cero a cero grandísimo. Suárez remató tres veces al arco, jugó los noventa minutos, cometió un solo fuera de juego y recibió un total de cuatro faltas que su equipo no pudo sacar provecho para generar peligro y ganar el partido.


Más noticias